butirato solucion inflamacion

Butirato, ¿La solución para la inflamación intestinal?

El butirato es un ácido graso de cadena corta con un importante papel antiinflamatorio. Combinado con la vitamina D establece una sinergia clave para mantener la homeostasis intestinal gracias a sus múltiples propiedades. ¿Sabes cómo actúa?

En los últimos 10 años se ha descifrado una pequeña parte de lo que ocurre en nuestro intestino. Este nuevo conocimiento impacta directamente en innumerables aspectos de nuestra salud. Hasta hace poco tiempo, algunos de estos aspectos no los relacionábamos con nuestro intestino Sin embargo, el “eje intestino-cerebro” es ya considerado una parte fundamental más en nuestro cuerpo.

El papel del butirato en nuestro organismo ha supuesto un gran avance en el conocimiento científico relacionado con múltiples enfermedades, sobre todo de origen digestivo. Te invitamos a seguir leyendo este blog para actualizarte en lo último sobre salud digestiva.

 

Butirato: conócelo mejor

 

El butirato, ácido butírico o ácido butanoico, es un ácido graso de cadena corta. Se obtiene de la fermentación de la fibra dietética por las bacterias presentes en nuestro intestino grueso o colon. En concreto, aquellas que pertenecen al género Firmicutes. El butirato es uno de los “mensajeros” que conectan la microbiota intestinal con la salud metabólica del huésped. Precisamente por esta razón, se ha añadido a la literatura científica un término nuevo para referirnos a este tipo de moléculas: los postbióticos.

A modo de recordatorio, repasamos:

Prebiótico: Productos o complementos alimenticios no digeribles que estimulan el crecimiento de especies bacterianas simbióticas. Ej: almidón resistente

Probiótico: Alimentos o complementos alimenticios que contienen microorganismos vivos, que en cantidades adecuadas, ejercen un efecto beneficioso en la salud del huésped. Ej: cepas de Lactobacillus bulgaricus presentes en el yogurt.

-Postbiótico: Moléculas activas secretadas por bacterias intestinales o liberadas tras la lisis bacteriana que ejercen un efecto beneficioso en la salud del huésped. Ej: butirato obtenido por la fermentación del almidón resistente por parte de Faecalibacterium prausnitzii.

Pero ¿qué es lo que hace realmente el butirato y por qué es tan beneficioso? El ácido butírico es una molécula clave para el funcionamiento, mantenimiento y restablecimiento de la integridad de dos de las tres capas que conforman la barrera intestinal: mucosa y epitelio.

 

Funciones del butirato

 

Aunque son múltiples, sus beneficios más destacados son:

  • Es la principal molécula utilizada por las células del colon para generar energía.
  • Tiene potentes propiedades inmunomoduladoras y antioxidantes.
  • Potencia la actividad de los macrófagos.
  • Es un potente antiinflamatorio ya que regula la actividad de NF-ƙB.
  • Estimula la producción de mucus intestinal por parte de Akkermansia muciniphila lo que disminuye la permeabilidad intestinal.
  • Favorece la reparación de las “tight junctions” (uniones estrechas) intestinales. Su reparación se traduce en mejora de la permeabilidad intestinal.
  • La investigación sigue en curso y todavía se necesita recopilar más datos, pero está dando resultados prometedores en animales como antitumoral en cáncer colorrectal.
  • Mejora la sensibilidad a la insulina y favorece el control de la glucemia.
  • Tiene efectos reguladores sobre el peso corporal y la composición corporal. Ejerce un efecto anorexígeno ya que activa la secreción de hormonas implicadas en la saciedad.

 

Papel del butirato en la enfermedad inflamatoria intestinal

 

No sabemos si “fue antes el huevo o la gallina”. No está muy claro si es la propia patología la que altera la microbiota intestinal, o es la alteración de la microbiota la que genera la patología. Lo que sí puede afirmarse, es que un cambio en la microbiota intestinal afecta negativamente a la capacidad del epitelio intestinal para aprovechar los ácidos grasos de cadena corta como fuente de energía.

Una dieta con bajo contenido en fibra, nutriente a partir del cual se produce butirato, deteriora la microbiota. Si las principales bacterias productoras de butirato están disminuidas, no pueden utilizar la fibra que ingerimos forma correcta.

La administración de ácido butírico viene ensayándose desde hace años en el contexto de las patologías intestinales, principalmente en aquellas que cursen con inflamación del epitelio intestinal y con aumento de la permeabilidad intestinal.

El uso de butirato por parte de las células del colon produce 70-80% de su energía. Durante el proceso, de generación de energía, el butirato es oxidado. Esto provoca que el oxígeno no esté tan disponible en el medio para ser utilizado por bacterias que no son beneficiosas. Al mantenerse la anaerobiosis luminal (falta de oxígeno en el intestino), se favorece el desarrollo de la microbiota que no lo necesita, la cual produce moléculas antiinflamatorias beneficiosas.

El butirato se está postulando como posible tratamiento para algunos tipos de cáncer como el colorrectal. No obstante, queda mucho camino por recorrer en este sentido.

En múltiples estudios, se ha observado que los pacientes con EII existe una menor abundancia de bacterias productoras de butirato y contenido de butirato en sí. Como se reduce el proceso de oxidación del butirato, y aumenta la presencia de oxígeno disponible, se favorece el desarrollo de bacterias patógenas productoras de moléculas inflamatorias. Esta es una de las razones por las que aumenta la disbiosis, la alteración de la función de barrera y por tanto, la permeabilidad intestinal.

 

Vitamina D y butirato, una sinergia fundamental

 

El ácido butírico producido por la microbiota intestinal aumenta la expresión de VDR. VDR, a nivel genético, es el receptor que se une a la vitamina D. Varios estudios sobre el efecto de la vitamina D y su receptor (VDR) sobre la microbiota intestinal, han demostrado funciones esenciales de la vitamina D para mantener un ambiente intestinal saludable.

Parte de la síntesis de vitamina D se produce en el mucus del colon. Al interactuar con VDR, se producen AMP (péptido antimicrobianos). Los AMP son moléculas que luchan contra bacterias patógenas.

Por otro lado, la vitamina D favorece la producción y reparación de las “uniones estrechas” (tight junctions) entre las células epiteliales. La insuficiencia de vitamina D favorece una mayor susceptibilidad de la membrana al daño y aumenta significativamente el riesgo de Enfermedad Inflamatoria Intestinal.

Como se mencionó anteriormente, las interacciones de la vitamina D y VDR contribuyen a prevenir la invasión de patógenos, suprimen la inflamación y proporcionan integridad celular.

Por último, esta relación sinérgica aumenta las bacterias beneficiosas comensales como Lactobacillus plantrum o Akkermansia muciniphila y reduce las patógenas como Porphyromonas spp.

 

Butirato en la dieta, ¿De dónde podemos obtenerlo?

En este punto, debemos retomar el tema de los “prebióticos”, aquellos alimentos que estimulan el crecimiento bacteriano. En este caso, el prebiótico por excelencia será la fibra que obtendremos de vegetales y frutas.

El esquema, es sencillo: al aportar fibra a las bacterias, ellas producirán butirato. Es una simbiosis perfecta. Los carbohidratos complejos de los vegetales que ingerimos, llegan casi intactos al intestino, donde sirven de alimento a las bacterias. El butirato producido por estas, “alimenta” a las células epiteliales del intestino para que puedan producir energía.

Alimentos interesantes ricos en fibra a incluir en nuestra alimentación son:

  • Legumbres: guisantes, lentejas alubias.
  • Vegetales: Brécol, nabo, col, coliflor, cebollas, espárragos.
  • Frutas: Frambuesa, pera, manzana, plátano, naranja, fresa.
  • Cereales integrales
  • Frutos secos: almendras, pistachos.
  • Patata hervida y enfriada durante 24 h en la nevera

Las mujeres deben tratar de comer por lo menos de 21-25 gramos de fibra al día, mientras que los hombres deben tratar de comer de 30-38 gramos al día.

¿Cuál es el problema? Que en caso de padecer una EII o Síndrome de Colon Irritable, la fibra al principio puede generarnos algo más de malestar. Se produce mucho gas y aumenta el bolo fecal. Por este motivo, para controlar posibles déficits y evitar sintomatologías molestas, es necesario realizar una dieta bajo supervisión profesional. El nutricionista guiará los pasos del paciente, para eliminar o añadir alimentos en el momento correcto. Incluso si hay dificultad de introducir la fibra necesaria en la dieta, se puede valorar el uso de utilizar suplemento de butirato formulados correctamente y de alta calidad.

También aparece la opción de suplementar directamente butirato para aprovechar aún más sus propiedades y reducir la inflamación, ya que con la dieta lo que hacemos es estimular la producción de butirato por parte de las bacterias

Autora: Violeta Cepeda, farmacéutica y estudiante de nutrición humana y dietética

Te recomendamos
butirato combate obesidad

Butirato, ¿ayudaría a combatir la obesidad?

Diversos estudios han visto que el butirato puede ser un aliado para luchar contra la obesidad. La microbiota intestinal juega un papel fundamental en la formación de este butirato. ¿Quieres saber cómo podría ser beneficioso para combatir la obesidad?

+

Vitamina C, ¿un aliado para fortalecer el sistema inmune?

Con la llegada de los cambios de temperatura, son muy comunes los ‘resfriados’. Diversos estudios han observado que la vitamina C puede ser un aliado contra esto. ¿Quieres saber más? Nuestra nutricionista Andrea Pérez te cuenta todo sobre esto. ¡Lee nuestro blog!

+
disbiosis intestinal tratamiento

Disbiosis intestinal, ¿tiene tratamiento?

¿Has oído hablar de la disbiosis intestinal?¿Cuál crees que puede ser su tratamiento? Nuestra nutricionista Marta Moreno no cuenta qué es la disbiosis intestinal y qué podemos hacer para “tratarla”

+
X