¿el azúcar debilita el sistema inmunitario?

¿El azúcar debilita el sistema inmunitario?

La respuesta corta: depende. El azúcar puede o no actuar como un inmunosupresor, dependiendo de las diferentes condiciones del cuerpo.

¿El azúcar debilita el sistema inmunitario?

El sistema inmune responde continuamente a estímulos endógenos y exógenos, ya sea por los alimentos que comemos, el estrés o el aire que respiramos, nuestro cuerpo siempre está buscando formas de mantener la homeostasis. Diferentes estudios de investigación han concluido que una dieta rica en frutas y verduras  mejora el funcionamiento del sistema inmunitario. Por el contrario, una dieta rica en alimentos procesados ​​y azúcares artificiales puede suprimirlo. Sin embargo, no siempre es tan simple.

¿Es el azúcar un inmunosupresor?

El azúcar puede o no actuar como un inmunosupresor, dependiendo de las diferentes condiciones del cuerpo. Como regla general, el consumo excesivo de azúcar agota el equilibrio de nutrientes del cuerpo, lo que desencadena una cascada de inflamación y alteración metabólica. Sin embargo, decir que el azúcar siempre es malo para nuestra salud es inexacto. Por ejemplo, los efectos del azúcar en el sistema inmunitario difieren dependiendo de si el huésped está infectado con una bacteria o un virus. Por lo tanto, no es tan simple como definir el azúcar como “bueno” o “malo” cuando se trata de la salud inmunológica. 

Fagocitosis & Sistema inmunitario

Para comprender el papel del azúcar en el sistema inmunitario, necesitamos revisar los fagocitos. Los fagocitos son células que protegen el cuerpo al absorber desechos bacterianos y pequeñas partículas extrañas. El proceso de fagocitosis difiere de la autofagia porque los fagocitos consumen partículas grandes, como las bacterias, y la autofagia es la captación y reutilización de los orgánulos internos, como las mitocondrias. Los fagocitos trabajan para destruir partículas como bacterias que podrían infectar al huésped. Hay cinco tipos principales de fagocitos:

  • Neutrófilos
  • Monocitos
  • Macrófagos
  • Mastocitos
  • Células dendríticas

El efecto del azúcar en los fagocitos

Se realizó un estudio de investigación para observar cómo los carbohidratos simples disminuían la capacidad fagocítica de los neutrófilos . Se extrajo sangre después de un ayuno nocturno y luego a intervalos de 0,5, 1, 2, 3 o 5 horas. La sangre se colocó en portaobjetos y se incubó en Staphylococcus epidermidis .

Los participantes recibieron 100 g de porciones orales de glucosa, fructosa, sacarosa, miel o jugo de naranja para observar los efectos sobre la actividad de los neutrófilos. Inmediatamente después de consumir carbohidratos simples (aproximadamente una o dos horas), hubo una disminución significativa en el índice fagocítico , lo que significa que se suprimió la función inmune de los fagocitos. Los efectos duraron hasta cinco horas después de la alimentación, lo que confirma que la función de los fagocitos se vio afectada por el consumo de carbohidratos simples. Por otro lado, un ayuno de 36 o 60 h aumentó significativamente el índice fagocítico (P <0.001). Sin embargo, el azúcar no afectó la cantidad de neutrófilos.

La dieta puede cambiar el microbio en 24 horas

El consumo de carbohidratos que son ricos en azúcares, como las fechas, alienta la proliferación de bacterias buenas , como las bifidobacterias, al tiempo que reduce el crecimiento de las células tumorales. Por lo que etiquetar el azúcar como malo e inmunosupresor puede ser inexacto.

Por el contrario, cuando se alimenta con una dieta alta en grasas o alta en azúcar, los modelos animales mostraron desorganización circadiana y pérdida de diversidad microbiana . Los cambios en la microbiota debido al cambio de dieta pueden alterar significativamente los marcadores inflamatorios. Los cambios en el ritmo circadiano en ratones alimentados con alto contenido de grasa y azúcar durante 10 semanas también provocaron permeabilidad intestinal y una diversidad microbiana reducida, lo que los hace más susceptibles a lesiones y enfermedades.

Efectos de la fructosa en el cuerpo

La fructosa es un aditivo común en los alimentos procesados. De hecho, la fructosa ahora representa el 10% de la ingesta calórica en los Estados Unidos . Cuando se consume en pequeñas dosis, la fructosa se puede descomponer en el colon. Las altas dosis de fructosa, por otro lado, (más de media lata de refresco azucarado) pueden dañar el hígado.

La fructosa en sí no es mala, pero su consumo excesivo puede afectar el cuerpo. Además, la capacidad del cuerpo para descomponer la fructosa depende de la dosis y está influenciada por la genética. La disponibilidad de la proteína GLUT5, que puede ser un factor genético, afecta qué tan bien una persona puede tolerar la fructosa. Para algunos, el exceso de fructosa puede provocar hinchazón, dolor abdominal y malestar intestinal, ya que las bacterias en el intestino fermentan la fructosa.

Edulcorantes artificiales y jarabe de maíz alto en fructosa (JMAF)

El proceso para hacer JMAF se desarrolló en los años 70, por lo que es una adición relativamente nueva a la dieta humana. El JMAF está hecho de enzimas genéticamente modificadas y maíz. Cuando se alimenta a ratas macho, el JMAF provocó que las ratas jóvenes sufrieran anemia, colesterol alto e hipertrofia cardíaca. Estas ratas no llegaron a la edad adulta y sus contrapartes femeninas eran infértiles.

Anteriormente se pensaba que otros edulcorantes artificiales, como la sacarina, el acesulfamo K y la sucralosa, eran una alternativa al azúcar no calórica. Sin embargo, ahora se ha descubierto que los edulcorantes artificiales alteran la microbiota intestinal e impulsan el desarrollo de intolerancia a la glucosa .

Te recomendamos
butirato combate obesidad

Butirato, ¿ayudaría a combatir la obesidad?

Diversos estudios han visto que el butirato puede ser un aliado para luchar contra la obesidad. La microbiota intestinal juega un papel fundamental en la formación de este butirato. ¿Quieres saber cómo podría ser beneficioso para combatir la obesidad?

+

Vitamina C, ¿un aliado para fortalecer el sistema inmune?

Con la llegada de los cambios de temperatura, son muy comunes los ‘resfriados’. Diversos estudios han observado que la vitamina C puede ser un aliado contra esto. ¿Quieres saber más? Nuestra nutricionista Andrea Pérez te cuenta todo sobre esto. ¡Lee nuestro blog!

+
disbiosis intestinal tratamiento

Disbiosis intestinal, ¿tiene tratamiento?

¿Has oído hablar de la disbiosis intestinal?¿Cuál crees que puede ser su tratamiento? Nuestra nutricionista Marta Moreno no cuenta qué es la disbiosis intestinal y qué podemos hacer para “tratarla”

+
X