La sinergia antiinflamatoria de la cúrcuma y la nattoquinasa

Tanto la Cúrcuma como el Natto son dos productos alimenticios utilizados desde hace miles de años en la cultura asiática. La Curcumina y la Nattoquinasa respectivamente, son sus principios activos. Estos han sido estudiados por sus beneficios para la salud...

La sinergia antiinflamatoria de la cúrcuma y la nattoquinasa

Tanto la Cúrcuma como el Natto son dos productos alimenticios utilizados desde hace miles de años en la cultura asiática. La Curcumina y la Nattoquinasa respectivamente, son sus principios activos. Estos han sido estudiados por sus beneficios para la salud y en concreto, por su efecto sobre la modulación de los procesos inflamatorios. En este blog hablaremos de cada uno de ellos y de la sinergia que ejercen al combinarse.

La cúrcuma

La Curcumo longo, conocida comúnmente como cúrcuma , es una planta perenne perteneciente a la misma familia que el jengibre. Su nombre procede del árabe clásico kurkum, que significa ‘amarillo’. La cúrcuma se lleva utilizando en el sudeste asiático y en la India desde hace miles de años. Se empleaba como saborizante y colorante alimenticio (curri) y como remedio para aliviar diferentes trastornos de la salud.

La cúrcuma es una fuente concentrada de fitonutrientes, aceites volátiles y minerales. En el tallo subterráneo de la planta es donde se encuentra la Curcumina, el principal pigmento curcuminoide y el gran responsable de las propiedades medicinales de la cúrcuma.

Curcumina

La curcumina es el polifenol responsable del color amarillo dorado de la cúrcuma y al que se le atribuyen propiedades antioxidantes y antiinflamatorias. Su actividad antiinflamatoria ha sido estudiada en multitud de investigaciones debido a su capacidad para interactuar con diferentes moléculas mediadoras implicadas en los procesos inflamatorios. La curcumina actúa:

  • Inhibiendo la expresión de citoquinas
  • Regulando la actividad de la ciclooxigenasa-2. Tiene como función mediar en los procesos de inflamación y señalización.
  • Reduciendo los niveles de la proteína C reactiva en Esta aumenta sus niveles en respuesta a una inflamación.

El empleo de curcumina se ha evidenciado como seguro hasta dosis de 8 g / día.

Limitaciones:

La principal limitación de la curcumina es su biodisponibilidad. Es decir, la cantidad de curcumina que el cuerpo es capaz de utilizar en relación a la cantidad ingerida. Por este motivo la mayoría de las investigaciones se han dirigido a conocer como optimizar su biodisponibilidad. Hasta el momento las 2 principales estrategias son:

  1. La combinación con “piperina”: Un alcaloide de la pimienta negra que actúa reduciendo la eliminación progresiva de la curcumina y aumentando hasta 20 veces su biodisponibilidad en sangre.
  2. Curcumina Fitosomada: El fitosoma es una esfera grasa que envuelve a la curcumina facilitando su absorción. En concreto el complejo curcumina-fosfatidilcolina, ha aumentado la biodisponibilidad de la curcumina entre 45-50 veces respecto a la curcumina libre.

El Natto

El Natto es un gran desconocido para la cultura europea. Es un alimento tradicional japonés muy nutritivo y de fácil digestión que procede de la fermentación de la soja por el Bocillus subtilis notto. Su consumo se ha difundido a nivel internacional por sus propiedades nutricionales, aunque su apariencia filamentosa y olor característico han limitado su uso.

Este contiene 18 aminoácidos, vitaminas y enzimas, entre las que destaca la Nattoquinasa, por sus múltiples beneficios para la salud.

Su empleo en la alimentación diaria durante siglos supone un elemento relevante para garantizar la seguridad de su empleo por vía oral y se ha relacionado con una reducción de la mortalidad por enfermedades cardiovasculares.

Nattoquinasa

En 1980, Hiroyuki Sumí, investigador del Chicago University Medical School, descubrió que el Natto podía disolver la fibrina, una proteína que actúa sobre la coagulación sanguínea. A partir del Natto se aisló la Nattoquinasa y se confirmó que era la responsable de la degradación de la fibrina.

La Nattoquinasa se diferencia de otras proteasas fibrinolíticas en que no produce efectos adversos como el sangrado. Los estudios también han concluido que la Nattoquinasa administrada por vía oral se absorbe a nivel intestinal, mostrando posteriormente una elevada actividad fibrinolítica.

La Nattoquinasa actúa principalmente:

  • Disolviendo la fibrina, por proteólisis directa
  • Reduciendo el fibrinógeno, precursor de la fibrina

Se ha evidenciado también su actividad antitrombótica, antihipertensiva, anticoagulante, neuroprotectora e incluso algunos estudios apuntan su posible interés en derrames cerebrales o en la enfermedad de Alzheimer.

Sinergia y conclusión

El proceso inflamatorio está regulado por un delicado equilibrio mediado por diversos factores, incluyendo principalmente citoquinas (proteínas mensajeras de la inflamación), fibrina (proteína responsable de la coagulación) y ciclooxigenasas (enzimas que intervienen en las reacciones inflamatorias, el dolor, etc.). Por lo tanto, la combinación de Curcumina y Nattoquinasa se convierte en el perfecto equipo para la modulación del proceso inflamatorio de forma segura y complementaria con otros tratamientos.

Te recomendamos
butirato combate obesidad

Butirato, ¿ayudaría a combatir la obesidad?

Diversos estudios han visto que el butirato puede ser un aliado para luchar contra la obesidad. La microbiota intestinal juega un papel fundamental en la formación de este butirato. ¿Quieres saber cómo podría ser beneficioso para combatir la obesidad?

+

Vitamina C, ¿un aliado para fortalecer el sistema inmune?

Con la llegada de los cambios de temperatura, son muy comunes los ‘resfriados’. Diversos estudios han observado que la vitamina C puede ser un aliado contra esto. ¿Quieres saber más? Nuestra nutricionista Andrea Pérez te cuenta todo sobre esto. ¡Lee nuestro blog!

+
disbiosis intestinal tratamiento

Disbiosis intestinal, ¿tiene tratamiento?

¿Has oído hablar de la disbiosis intestinal?¿Cuál crees que puede ser su tratamiento? Nuestra nutricionista Marta Moreno no cuenta qué es la disbiosis intestinal y qué podemos hacer para “tratarla”

+
X