sindrome de intestino irritable

Actualidad sobre el Síndrome de Intestino Irritable (SII)

En este post nos centraremos sobre el Síndrome de intestino irritable (SII) ya que es una de las causas, si no la causa, más frecuentes de asistencia...

Autor: Juan Barciela EstevezNutricionista

Actualidad sobre el Síndrome de Intestino Irritable (SII)

Los trastornos funcionales digestivos (TFD) son un grupo heterogéneo de síndromes caracterizados por múltiples síntomas gastrointestinales sin una causa orgánica obvia y relacionados con trastornos de la motilidad gastrointestinal y de la sensibilidad visceral. 

¿Cómo se diagnostican los TFD?

Desde el año 1992, un grupo de expertos en trastornos funcionales digestivos (TFD), se reúne en Roma para discutir y revisar los criterios diagnósticos de los mismos, que son muchos más que los conocidos por todos. En mayo de 2016 se han reunido por última vez para crear los nuevos criterios Roma IV. 

Roma IV

La nueva clasificación y los nuevos criterios diagnósticos son el resultado del esfuerzo de 120 investigadores que han trabajado en ellos durante los últimos 10 años, desde el año 2006 en que se editaron los criterios Roma III, hasta ahora vigentes. 

En la nueva clasificación de los TFD de Roma IV se incluyen 8 categorías donde se encuentran los Trastornos funcionales intestinales (TFI), que a su vez se clasifican en 5 categorías distintas: 

1) Síndrome del intestino irritable (SII) 

2) Estreñimiento funcional (EF) 

3) Diarrea funcional (DiF) 

4) Hinchazón/distensión abdominal funcional (DAF) 

5) TFI no especificado. 

Síndrome de intestino irritable (SII)

En este post nos centraremos sobre el Síndrome de intestino irritable (SII) ya que es una de las causas, si no la causa, más frecuentes de asistencia médica por molestias digestivas. Su prevalencia es de 10 a 20% de la población general teniendo un gran impacto en la calidad de vida. El nombre clínico de este síndrome se utiliza poco en la población general y en su lugar se distinguen múltiples sinónimos que se usan de manera coloquial, como “colitis”, “colitis espástica”, “colitis nerviosa” y “colitis funcional”, entre otros. 

Es un trastorno intestinal caracterizado por dolor abdominal recurrente asociado con la defecación o con un cambio del hábito intestinal, ya sea diarrea, estreñimiento o alternancia de ambos, así como hinchazón o distensión abdominal. 

Criterios diagnósticos SII

Dolor abdominal recurrente (que es el síntoma predominante), al menos un día por semana (de promedio) en los últimos 3 meses, asociado con 2 o más de los siguientes criterios: 

  1. Relacionado con la defecación. 
  2. Asociado a un cambio en la frecuencia de las heces. 
  3. Asociado a un cambio en la forma (aspecto) de las heces. 

La Escala de Bristol se utiliza para clasificar los tipos de deposiciones y nos permite identificar 4 subtipos de SII: 

  • SII con predominio de estreñimiento (SII-E): más de una cuarta parte (25%) de las deposiciones tienen heces con forma tipo 1 o 2 de Bristol, y menos de una cuarta parte, heces con forma 6 o 7. 
  • SII con predominio de diarrea (SII-D): más de una cuarta parte (25%) de las deposiciones tienen heces con forma tipo 6 o 7 de Bristol, y menos de una cuarta parte, heces con forma 1 o 2.
  •  SII con hábito intestinal mixto (SII-M): más de una cuarta parte (25%) de las deposiciones tienen heces con forma tipo 1 o 2 de Bristol y más de una cuarta parte, heces con forma 6 o 7.
  • SII sin clasificar (SII-NC): pacientes con SII cuyos hábitos intestinales no pueden ser clasificados en ninguna de las 3 categorías anteriores.

https://www.laboratoriocobas.com/wp-content/uploads/2020/03/escala-de-bristol.jpg

Tratamiento del Síndrome de intestino irritable (SII)

Al hablar del tratamiento para el SII no existe un protocolo estandarizado y es muy importante acudir a un profesional sanitario para diseñar un tratamiento individualizado en función de la historia clínica, el diagnóstico del trastorno funcional digestivo y su variabilidad. 

Según la Guía de Práctica Clínica sobre el SII de la Sociedad Española de Gastroenterología todos los subtipo de SII utilizan un tratamiento multifactorial que incluye aspectos psicológicos, dietéticos, farmacológicos y de actividad física. 

Desde hace varios años son muchas las investigaciones que se han centrado en conocer la correlación entre microbiota y el SII, los investigadores Marshall y Warren publicaron en el Journal of Gastroenterology and Hepatology un estudio donde concluyen que existe una relación directa entre la microbiota y el SII. 

Dos metaanálisis publicados en el 2019 reflejan que los pacientes con SII presentan niveles más bajos de bacterias protectoras (Lactobacillus/Bifidobacterium) más probabilidades de padecer SIBO (Sobrecrecimiento bacteriano del intestino delgado) en comparación con sujetos sanos. 

En la actualidad ya existen estudios clínicos que demuestran beneficios en la sintomatología de pacientes con SII al tratar estos desequilibrios microbianos con tratamientos específicos de bacterias vivas y autolisadas. Esta es una línea de investigación que sigue creciendo con fuerza debido a la gran implicación que tiene la microbiota en la salud. 

Te recomendamos
butirato combate obesidad

Butirato, ¿ayudaría a combatir la obesidad?

Diversos estudios han visto que el butirato puede ser un aliado para luchar contra la obesidad. La microbiota intestinal juega un papel fundamental en la formación de este butirato. ¿Quieres saber cómo podría ser beneficioso para combatir la obesidad?

+

Vitamina C, ¿un aliado para fortalecer el sistema inmune?

Con la llegada de los cambios de temperatura, son muy comunes los ‘resfriados’. Diversos estudios han observado que la vitamina C puede ser un aliado contra esto. ¿Quieres saber más? Nuestra nutricionista Andrea Pérez te cuenta todo sobre esto. ¡Lee nuestro blog!

+
disbiosis intestinal tratamiento

Disbiosis intestinal, ¿tiene tratamiento?

¿Has oído hablar de la disbiosis intestinal?¿Cuál crees que puede ser su tratamiento? Nuestra nutricionista Marta Moreno no cuenta qué es la disbiosis intestinal y qué podemos hacer para “tratarla”

+
X