Enterococcus faecalis

Enterococcus Faecalis en enfermedades respiratorias

Enterococcus faecalis puede ayudar a fortalecer la función pulmonar modulando la respuesta del sistema inmunitario y reduciendo la tasa de recurrencia.

Autor: Juan BarcielaNutricionista

Enterococcus Faecalis en enfermedades respiratorias

En esta época del año el frio, los cambios de temperatura e incluso los picos de contaminación ponen a prueba a nuestro sistema inmunitario. Síntomas como la tos, congestión nasal, dolor de garganta y fiebre provocan un uso indiscriminado de mucolíticos, antinflamatorios, analgésicos y antibióticos.

Tratamiento y antibióticos

El 80% de los antibióticos se consumen en caso de resfriado, perjudicando a las bacterias intestinales beneficiosas y fomentando la resistencia a antibióticos. Un tratamiento inadecuado y el mantenimiento factores exógenos negativos (estrés, estilo de vida, falta de sueño, dieta poco saludable, tabaquismo, etc.) puede conducir a la cronificación de infecciones respiratorias agudas.

El tratamiento de estas patologías debe ser efectivo en el alivio de los síntomas y en el refuerzo del sistema inmunitario del paciente. El correcto funcionamiento de nuestro sistema inmune se basa en una buena alimentación y un descanso suficiente. Si no comenzamos por la base el resto de medidas que apliquemos serán insuficientes.

Alimentación y micronutrientes

Los micronutrientes que debe contener una dieta equilibrada para garantizar el correcto funcionamiento de nuestro sistema inmune son:

  • La vitamina C, vitamina D, zinc, cobre, ácido fólico, vitamina A, vitamina B6 y vitamina B12 son cofactores que contribuyen a la función normal del sistema inmune.
  • El zinc tiene un papel en la división celular, las células inmunes necesitan dividirse y crecer rápidamente en caso de activación del sistema inmune.
  • Durante la respuesta inmune y respiración celular pueden producirse gran cantidad de radicales libres. Para el correcto funcionamiento de nuestro organismo es necesario un equilibrio entre radicales libres y antioxidantes (equilibrio redox), de forma que ambos componentes de la balanza deben estar compensados. La vitamina C, vitamina E, zinc, selenio, cobre y manganeso contribuyen a neutralizar el estrés oxidativo al que están sometidas nuestras células.
  • Los fitonutrientes tales como carotenoides y bioflavonoides actúan como cofactores en los procesos antioxidantes ayudando a nuestro sistema inmune.
  • La mucosa de las vías respiratorias también juega un papel importante como barrera protectora. La vitamina A, vitamina B2, biotina y niacina ayudan a mantener las mucosas normales.
  • Por último, no podemos olvidar que la ingesta adecuada de fibra y fermentados nos ayuda a mantener la microbiota en buen estado.

Todos estos micronutrientes los podemos obtener con una alimentación variada y equilibrada rica en frutas, verduras y legumbres. Utilizar métodos de cocción saludables y adaptar la ingesta a nuestras necesidades es otro aspecto clave para alcanzar un buen esta de salud.

Tras este pequeño resumen sobre lo que no debemos olvidar al hablar de inmunidad, nos centraremos en como estimular la producción de anticuerpos a través de la ingesta de células vivas y autolisadas de algunas cepas bacterianas.

Enterococcus Faecalis e inmunidad

Las diferentes mucosas del organismo se comunican entre sí formando parte de una sola estructura funcional, el MALT (Tejido Linfoide Asociado a la Mucosa). De esta forma la señalización inmunitaria que se produce en el intestino puede generar respuesta en otras localizaciones (árbol bronquial, senos paranasales…) reforzando la inmunidad global.

Los determinantes antigénicos (células vivas y autolisadas) de Enterococcus faecalis señalizan al sistema inmunitario de la mucosa intestinal, aumentando la actividad de los macrófagos y la concentración de inmunoglobulina A secretora (IgAs).

Los linfocitos T movilizan los macrófagos junto con los linfocitos B que migran a través del sistema linfático y de la sangre a la submucosa, incluyendo la del tracto respiratorio donde también estimularía la formación de IgAs. La inmunoglobulina A impide la adhesión a la mucosa de virus y bacterias.

Estudios y evidencia

Enterococcus faecalis puede ayudar a fortalecer la función pulmonar modulando la respuesta del sistema inmunitario y reduciendo la tasa de recurrencia. La acción de la bacteria se centra en la activación sostenida del sistema inmunitario y no en el alivio específico de los síntomas.

Estudio 1. Reducción de la frecuencia de recurrencia en pacientes con sinusitis hipertrófica recurrente crónica en tratamiento con un estimulante inmune bacteriano (Enterococcus faecalis de origen humano).

Diseño del estudio multicéntrico doble ciego controlado por placebo:

  • Total 157 pacientes con sinusitis crónica recurrente.
  • El estudio incluyó un período de tratamiento de 6 meses y un período de seguimiento de 8 meses.

Medición de las recaídas durante el tratamiento con autolisado y células de Enterococcus faecalis (Symbioflor® 1) en comparación con placebo

 

 

Estudio 2. Influencia de un estimulante inmunitario bacteriano (Enterococcus faecalis de origen humano) en la frecuencia de recurrencia en pacientes con bronquitis crónica.

Diseño del estudio multicéntrico doble ciego controlado por placebo:

  • Total 136 pacientes con bronquitis crónica
  • El estudio incluyó un período de tratamiento de 6 meses y un período de seguimiento de 8 meses
  • Medición de las recaídas durante el tratamiento con autolisado y células de Enterococcus faecalis (Symbioflor® 1) en comparación con placebo.

 

 

Nuevos descubrimientos

La evidencia científica de las funciones beneficiosas de la microbiota continua creciendo.

Hace unos días, se ha publicado otro estudio que demuestra el efecto de la suplementación de cepas autolisadas de Enterococcus fecalis (EC-12) en la modificación de la expresión de genes receptores de neurotransmisores en la corteza prefrontal de ratones. Como consecuencia se aliviaban comportamientos de ansiedad y depresión.

Te recomendamos
butirato combate obesidad

Butirato, ¿ayudaría a combatir la obesidad?

Diversos estudios han visto que el butirato puede ser un aliado para luchar contra la obesidad. La microbiota intestinal juega un papel fundamental en la formación de este butirato. ¿Quieres saber cómo podría ser beneficioso para combatir la obesidad?

+

Vitamina C, ¿un aliado para fortalecer el sistema inmune?

Con la llegada de los cambios de temperatura, son muy comunes los ‘resfriados’. Diversos estudios han observado que la vitamina C puede ser un aliado contra esto. ¿Quieres saber más? Nuestra nutricionista Andrea Pérez te cuenta todo sobre esto. ¡Lee nuestro blog!

+
disbiosis intestinal tratamiento

Disbiosis intestinal, ¿tiene tratamiento?

¿Has oído hablar de la disbiosis intestinal?¿Cuál crees que puede ser su tratamiento? Nuestra nutricionista Marta Moreno no cuenta qué es la disbiosis intestinal y qué podemos hacer para “tratarla”

+
X