disbiosis intestinal salud

Disbiosis intestinal, ¿el nombre de mis problemas de salud?

La microbiota impacta directamente en tu salud. Una disbiosis intestinal puede ser la causa de tus problemas de salud ¡Te contamos más!

Disbiosis intestinal, un término cada vez más escuchado, pero ¿sabemos realmente qué es la disbiosis intestinal? En este blog te contamos qué es la disbiosis intestinal y cómo saber si la tienes.

 

Empezamos por el principio, ¿Qué es la microbiota intestinal?

La microbiota intestinal es la comúnmente llamada “flora intestinal”. En nuestro intestino tenemos todo un ecosistema de microorganismos formado por bacterias, virus, hongos y fagos que viven en comunidad y participan en funciones imprescindibles para nosotros como son la producción de energía, de ácidos grasos de cadena corta, vitaminas y neurotransmisores entre otras.
Se considera que a lo largo de nuestro intestino encontramos trillones de microorganismos, estando la mayoría en nuestro intestino grueso. Cuando no hemos nacido aún y estamos en el útero de nuestra madre, nuestro intestino es estéril, es decir, no tiene bacterias.
Nuestra primera colonización bacteriana se produce en el momento del parto, donde obtenemos la microbiota de nuestra madre. A partir de este momento, empieza una colonización y aumento de diversidad donde participan la alimentación, estilo de vida, higiene, estrés y todos los demás factores que nos afectan.

¿Qué es la disbiosis intestinal?

Podemos entender nuestra microbiota intestinal como nuestra huella dactilar, cada persona tiene una microbiota distinta. Esto es así por todos los factores que influyen en ella y que la van modulando.
Aunque cada persona tenga una microbiota distinta, existen grandes grupos de bacterias que son comunes a todos los individuos y es aquí donde apreciamos si aparece o no una alteración de la microbiota intestinal.
El término disbiosis, hace referencia a esa alteración de la microbiota, es decir, a ese desequilibrio en el ecosistema intestinal. No tiene una única causa, sino que se debe a muchos factores que participan en la alteración.

¿Qué puede provocar una disbiosis intestinal?

Como he dicho antes, la primera colonización de bacterias la obtenemos en el momento del parto.

A través del parto natural, obtenemos la microbiota vaginal y rectal de nuestra madre. Por lo que el nacimiento por cesárea, se considera un factor que desestabiliza nuestra microbiota.
Después seguimos con la alimentación, donde nuestro primer alimento sería la leche materna. El no tener lactancia materna y haber tenido lactancia artificial, también es un factor predisponente de disbiosis ya que, a través de la lactancia seguimos obteniendo bacterias, anticuerpos, ácidos grasos esenciales…
Cuando crecemos, nos empiezan a afectar otra serie de factores como son una dieta baja en fibra, el contacto con la naturaleza, el estrés y la ansiedad, la toma de medicamentos y antibióticos, los viajes…

Todo esto va produciendo pequeñas alteraciones en nuestra microbiota, hasta que esta alteración se hace más visible y aparecen los síntomas.

Síntomas de la disbiosis intestinal

La mayor parte de nuestro sistema inmune se encuentra en nuestro intestino y además sin microbiota no tenemos sistema inmune.
Los síntomas de la disbiosis intestinal se suelen asociar a síntomas digestivos, pero hay muchos más:

¿Cómo sé si puedo tener una disbiosis intestinal?

Lo primero en este caso sería realizar una analítica de microbiota intestinal para evaluar ese desequilibrio. Así, en función del resultado orientar hacia un tratamiento específico para modular ese desequilibrio y mejorar la sintomatología.
La alimentación juega un papel muy importante dentro del tratamiento de la disbiosis intestinal ya que es uno de los principales factores que la afectan. Aunque cada tratamiento debe ser personalizado, existen unas pautas generales:

  • Consumir frutas y verduras todos los días
  • Añadir muchos colores a tu plato, cuantos más colores, mejor.
  • Aumentar el consumo de alimentos ricos en omega 3 como las nueces, semillas o el pescado azul de pequeño tamaño.
  • Añadir alimentos probióticos
  • Eliminar en la medida de lo posible todos los edulcorantes, azúcares añadidos, aceites refinados y ultra procesados.

Por último, está la suplementación de probióticos para conseguir modular el sistema inmune de mucosas y aumentar nuestras bacterias protectoras.
Todo el tratamiento y seguimiento recomendamos que se haga por un profesional sanitario experto en microbiota y salud intestinal.

Te recomendamos
butirato combate obesidad

Butirato, ¿ayudaría a combatir la obesidad?

Diversos estudios han visto que el butirato puede ser un aliado para luchar contra la obesidad. La microbiota intestinal juega un papel fundamental en la formación de este butirato. ¿Quieres saber cómo podría ser beneficioso para combatir la obesidad?

+

Vitamina C, ¿un aliado para fortalecer el sistema inmune?

Con la llegada de los cambios de temperatura, son muy comunes los ‘resfriados’. Diversos estudios han observado que la vitamina C puede ser un aliado contra esto. ¿Quieres saber más? Nuestra nutricionista Andrea Pérez te cuenta todo sobre esto. ¡Lee nuestro blog!

+
disbiosis intestinal tratamiento

Disbiosis intestinal, ¿tiene tratamiento?

¿Has oído hablar de la disbiosis intestinal?¿Cuál crees que puede ser su tratamiento? Nuestra nutricionista Marta Moreno no cuenta qué es la disbiosis intestinal y qué podemos hacer para “tratarla”

+
X